lunes, 12 de junio de 2017

Carta abierta en la Facultad de Ciencias Veterinarias.

Un alegato a la sensibidad


Es necesario re conceptualizar una serie de ideas que nos parecen naturales, como por ejemplo la noción de apropiación. La idea de que los humanos son sujetos políticos porque son dueños de sí mismos es una de las bases de la democracia moderna, pero de ahí se desprende que los humanos se pueden apropiar del resto del mundo. Tenemos que inventar formas alternativas de apropiación, tal como existe en otras cosmologías. Y aunque no las podemos reproducir, porque ninguna experiencia histórica se puede reproducir automáticamente, pueden servir de fuente de estimulación intelectual.
Mientras en Occidente pensamos que somos dueños y poseedores de la naturaleza, en el resto de las cosmologías es todo lo contrario: la naturaleza es dueña y poseedora de los humanos. Claro, no se puede decir así porque para ellos la naturaleza como tal no existe, pero el punto es que entienden que los humanos son parte de un sistema más grande del cual son responsables y que los no humanos son condiciones para que los humanos desempeñen sus actividades. Eso es lo que se encuentra en las comunidades tradicionales de los Andes, no muy lejos de aquí.                                               
                                Philippe Descola

Hace algún tiempo cuando decía que, quien cura una herida no necesariamente se ocupa de la salud de un animal1, intentaba marcar la diferencia entre estar ocupado o preocupado por la salud, en la ausencia de bienestar del otro, etc. o solucionar puntualmente una situación de higiene o la restauración de un tejido. Lo segundo puede no implicar lo primero y eso hace una diferencia sustancial cuando tratamos con la salud y el bienestar animal. No hay problema en que un veterinario quiera participar de la industria de los animales, no hay una critica en eso. El acento está, para mí, en cómo deberíamos considerar, en estos ámbitos académicos, a los animales pues se produce en la mayoría de nosotros una gran contradicción, cuando estamos aquí por el bien de los animales no humanos y nos vemos obligados a convivir con esa visión que aún rige algunos ámbitos académicos.
Recuerdo ese ejemplo del profesor que entra a su aula y coloca dos fotos en la pared y que cuenta:
El primer día de clase, pongo la fotografía de una heladera en una pared y la de un niño pequeño en la pared opuesta del aula y pido a los estudiantes que se paren junto a la fotografía que mejor representa sus sentimientos hacia sus caballos. Casi todo el mundo se mueve hacia el lado de la habitación con la fotografía del niño. Esa es la reacción intuitiva y no es una sorpresa. Pero después de algunas preguntas como: ¿Se puede comprar y vender a los niños? ¿Se pueden criar con fines de lucro? ¿Se puede practicar la eutanasia, si la condición es grave y la asistencia médica es demasiado cara? ¿Se puede obligarlos a competir o se los puede explotar de otras maneras? ¿Se pueden esterilizar para hacerlos más manejables?, -todas cosas que los propietarios de caballos dan por hecho-, los estudiantes comienzan a gravitar incómodamente hacia el lado "nevera" de la habitación...
Lo primero que debemos re pensar es que la consideración que tenemos de los animales es esta valuación que hacemos de ellos como objetos de comercio. Mientras los animales sean considerados un producto de la industria animal vamos a confrontar siempre con una contradicción respecto de los valores que nos trajeron aquí a quienes los vemos y los consideramos entidades subjetivas de la animalidad no humana. Quienes consideremos la animalidad como una forma personificada de la vida nos vamos a sentir fuera de lugar en ciertos ámbitos académicos y vamos a tener que lidiar con muchas dificultades ajenas al proceso de enseñanza aprendizaje pero ligadas a la convivencia, la filosofía y la ética que prevalezcan en esos ámbitos. No pienso que todos tienen que sentir o pensar al respecto de los animales no humanos de la misma manera dentro de las facultades o institutos de ciencias veterinarias, pero sí creo que esos ámbitos deberían por lo menos no ser hostiles a los estudiantes y profesores amantes de los animales. De hecho, su postura ético filosófica no es contraria a práctica científica u opuesta al buen ejercicio de la profesión. Después, que cada uno resuelva en su intimidad sus propias búsquedas. Yo resuelvo en mi practica diaria, el hecho de que la vida vive de vidas y prefiero comer una planta en vez de un animal o si comer una manzana y una semilla en vez de una zanahoria, yo veré si tengo que matar un mosquito o cazar una antílopeNo voy a ser ni el primero ni el último humano que tiene que lidiar con eso, muchas culturas lo han resuelto ensayando diferentes ontologías. -Se sabe muy bien de la existencia de culturas humanas varias donde los animales poseían un status de igual y sin embargo, se los comían, no hay contradicción en ello, no había conflicto cultural o personal. Hay más conflictos hoy en nuestra cultura moderna que en la que ellos reproducían. Y no porque ellos ignoraran los sentimientos o la subjetividad animal, la tenían presente. Nosotros, aún ignorando eso desde los tiempos de la ilustración, tenemos muchos más conflictos. Lo que quiero decir es que negando a los animales su status no se acaba con los conflictos-. Bueno, en todo caso como dije, la alimentación es una cuestión personal o privada de cada uno. Este es un tema de otra índole y ajeno al que estaba planteando sobre la necesidad de libertad de sentir o pensar y el maltrato ejercido hacia muchos alumnos, ayudantes, profesores en los ámbitos académicos.
Se que muchos están aquí porque les interesan los animales y los aman. También que muchos decidieron estudiar esta profesión porque son personas sensibles a la animalidad, empáticas, conectadas...que quieren hacer el bien a los animales a partir del aprendizaje de las artes curativas.
Entiendo también que es muy grande el precio que algunos de ustedes van a tener que pagar para aprender esas artes, esto lo sé desde mi propia experiencia y de la experiencia de muchas personas del ámbito muy cercanas, que en distintos momentos me lo han comentado. Entre otras cosas, me refiero a que a algunos de ustedes van a considerarlos demasiado cuestionadores, demasiado inteligentes, no convencionales pero sobre todo demasiado sensibles, demasiado conectados, demasiado preocupados del otro, del animal.
Lamentablemente la mayor parte de lo que se aprende hoy día en los claustros como este, de todo el mundo no es para salvaguardar a los animales o ayudarles, es para salvaguarda y en pos de las grandes industrias que trabajan con ellos.
Pensándolo desde un marco biológico, incluso muchos podemos llegar a la conclusión de que los animales no lo necesitan, ellos no nos necesitan. Más bien es todo lo contrario, lo que necesitan es que los dejemos en paz, que les devolvamos sus espacios, que les permitamos convivir con otras especies...que los liberemos. Tal vez, conozcan esa frase de Jonas Salk que dice "Si desaparecieran todos los insectos de la tierra, en menos de 50 años desaparecería toda la vida. Si todos los seres humanos desaparecieran de la tierra, en menos de 50 años todas las formas de vida florecerían". No se cuál sería la función principal de la ciencia veterinaria o mismo de la biología, sino preservar, investigar y fortalecer la Vida. Creo que es el camino que yo elegiría si estuviera dedicado a estudiar las artes curativas o la comprensión de las manifestaciones de la vida en el planeta. ¿Qué sentido tiene una ciencia de la vida si su objetivo no es cuidarla y defenderla, acaso se puede estudiar para terminarla y destruirla ? Como dice de Giorgio La ciencia animal sin ética animal se convierte en una ciencia oscura, que busca justificación para la explotación de la animalidad.
Como decía, los animales no necesitan de nosotros. Suena muy degradante que hoy nos tengan que pedir permiso para su existencia. Dentro del marco natural, los animales deben convivir con el sufrimiento, con las enfermedades, con el dolor y están bien preparados también para sanar, para sobrevivir en su mayoría. Es ese sentido también se puede decir que es poco lo que necesitan de nosotros. Hemos estado abusándolos y esclavizándolos durante milenios y es por eso que gran parte de lo que es necesario hacer hoy con ellos tiene que ver con la libertad, con el respeto, con habilitar en nuestra cultura las distintas expresiones y manifestaciones de la animalidad (quizá también en nosotros mismos), con permitir su existencia.
Creo de todas maneras que es mucho lo que se puede, desde las ciencias veterinarias, hacer en ese sentido. Me parece importante que personas con vuestra sensibilidad decidan recorrer este camino. Es en el compromiso con sus deseos y el interés en asistir a la vida y a los animales que veo la posibilidad de un cambio en los claustros.
Por otro lado, cuando se les advierte (directa o indirectamente) que con “esa sensibilidad” ustedes no van a poder desarrollarse en el ejercicio de la profesión correctamente, cuando se plantee que ejerciten cierto tipo de objetividad (que les permitirá trabajar mejor), pongan atención en no desconectarse y perder la sensibilidad o caer en la objetivación del otro. Desconfíen de la argumentación falaz que los descalifique “científicamente” por su sensibilidad, su empatía o subjetividad. Lo contrario es mas cierto, la sensibilidad y la empatía son enriquecedoras de una ciencia muchas veces fría y mecanicista. La futurología aplicada a el modo de ser de alguien es solo desconocimiento de la riqueza de manifestaciones de lo humano. El que yo pueda hacer o no hacer ciertas cosas depende de mis decisiones, habilidades, empeño, capacidad y no necesito ni tengo que desconectarme de mi sensibilidad para lograrlas. La insensibilización no es el camino a la riqueza personal, o al conociminto sino mas bien a la pobreza de espíritu o de humanidad. En general eso es una metodología para crear soldados, personal sin ética o sensibilidad hacia el otro o para crear obediencia. Gente que tiene que cumplir funciones sin sentir o sin plantearse lo que pasa, sin preguntarse que es lo que le está pasando al otro.
Sabemos que la ciencia veterinaria, en este momento, trabaja, está sostenida y subsidiada por las grandes industrias que la necesitan. Sabemos que la industria alimenticia, la industria cárnica, la industria farmacéutica, la industria del deporte ecuestre, por ejemplo, hacen posible que haya mucho trabajo, para algunos veterinarios, mucho dinero en juego para algunas investigaciones y algunas prácticas profesionales...por el momento no pretendo la abolición de eso, pero me parece importante que si hay algunos de ustedes que desean tener otro tipo de tarea en el ámbito de la ciencias veterinarias, que sienten que no necesitan dejar de amar a los animales para poder curarlos o que no necesitan cuestionarse la posesión de un fuerte sentido de la ética o su moral propia para aprender las artes de la curación animal, creo que debería haber un espacio académico mas propicio para eso. Me parece que las ciencias veterinarias son un abanico de conocimientos y técnicas muy amplio en las ciencias animales, es muy probable que todos los interesados en ellas puedan convivir con el conocimiento necesario para dejar de tratar a los animales como meros alimentos sin procesar, recursos de la industria o entidades subordinadas a la producción y la economía. La industria alimenticia puede tener sus aprendices y cultores, que son bien necesarios en la sociedad actual, pero lo que también necesitamos son personas que investiguen, que curen, que interpelen la animalidad y puedan hacerlo libremente y no subordinados a la ciencia esclava de la industria animal. Sé que esas personas existen y muchos podrían ser ustedes. Personas y ámbitos que permitan la alteridad, que alienten otras posturas frente a los animales no humanos, que profundicen en los conocimientos científicos desde un fuerte sentir de la ética animal. Una ciencia veterinaria al servicio de los animales.


David Castro 6 de Junio de 2017




miércoles, 26 de abril de 2017

Música



Espero que mi música pueda ser escuchada

“Se puede deslizar el arco sobre el fondo de un violín durante treinta años, incluso cien años, pero aun así no habrá música alguna. Y la persona que sostiene el arco tampoco se convertirá en música.                                                               Alexander Nevzorov
No es la primera vez que me encuentro con la tarea de tener que aclarar este tema. 
Si intento con mis comentarios o escritos una discriminación objetiva de las metodologías ecuestres o sus abanderados, no es por una actitud de animosidad a las personas que trabajan para la industria ecuestre o en particular para las de las domas alternativas. Lo hago desde lo que yo considero importante para los caballos y necesario para las personas que quieren entender los diferentes métodos y aproximaciones a este animal.
Voy a intentar explicarlo nuevamente desde otro ángulo. Ojalá que no se me mal interprete.
Mi problema con la Doma Natural es su fama -por decirlo de alguna manera. No tengo problemas con Lucy Rees o con quienes quieran aplicarla, como ya lo he explicado en reiteradas ocasiones, la doma natural es un método de sometimiento y mella de los caballos, fácil y eficaz, muy útil para quien lo desea (incluso puedo agregar que es menos violenta de la domaindia que practiqué en mis inicios).

Respeto el trabajo de los etológos, sé que son buenas personas y reconozco en muchos su amor por los caballos y su entrega pero, viniendo de ellos ( incluso tal vez por eso) las confusiones sobre la Doma Natural son más graves.

Sobre las personas que trabajamos con los caballos...Bien sé que algunos están en un proceso, muchos hemos pasado por eso. Sé también que no tiene que ver con nuestros años de trabajo con los caballos, he visto a un adolescente encontrarse con un caballo por tercera vez en su vida, demostrar una comprensión y empatía que a mí me llevaron años de desaprendizaje. Los años de experiencia con caballos no son nada o incluso al decir de Alexander, la experiencia ecuestre de siglos puede ser rápidamente descartada a la basura. Esa es la paradoja respecto de la historia de la relación humana con los caballos. La idea de la histórica dupla hombre caballo en sí está cambiando, junto con nuestra percepción general de los animales.
Decía en el último libro
“Siento nuevamente, tal vez algunos lo compartan, que todo lo que vamos haciendo tiene que ver con el camino para conocernos, darnos sentido. Los que recorren la senda de los caballos van a encontrar mucha maravilla en su cercanía, pues, por alguna razón, el caballo se ha convertido en un animal simbólico para los pueblos y culturas que lo han conocido. No dudo que la mayoría de ustedes lo ha experimentado en algún momento del encuentro o contemplación de estos maravillosos seres. La pregunta sigue siendo ¿qué siente el caballo? ¿Qué le hacemos sentir y experimentar durante estos encuentros? Todavía resuena en mí la frase del escritor Eduardo Galeano que les compartí al principio de este libro, “somos eso que hacemos para cambiar lo que somos”. Desconozco las razones por las que cada uno de ustedes se acercó a los caballos, pero desearía llamar su atención sobre qué es lo que cada uno de nosotros hace con ellos o junto a ellos. Eso que, según el escritor uruguayo, en definitiva somos”. Y LE SUSURRÉ AL CABALLO, 2016
Es claro que hay que tener en cuenta que este asunto es un proceso y que cada uno actúa desde su comprensión. Que todos somos personas bien intencionadas, todos actuamos de buena fe o amamos los caballos y luchamos por ellos, todos estamos en algún apredizaje, todos nos esforzamos, todos cometemos errores, en fin, todos somos humanos.

Hace un par de años me encontré un texto de un blog ( muy bueno por cierto) sobre el caballo y la caja de Skinner. Cuando di un vistazo al autor, era alguien que definitivamente en esa época su manera de interactuar con los caballos no se correspondía a sus palabras (esto fue hace un par de años, tal vez ahora este en otro punto). Cuando leo mis escritos de hace diez años atrás me doy cuenta de cuánto nos parecemos muchos de los que recorrimos el camino de los caballos.

Definitivamente en ese aspecto todos somos parecidos o iguales, pero para las personas que nos siguen, escuchan o leen y por sobre todo para los caballos, la diferencia es lo que hacemos al caballo en un curso o fuera de este, en nuestro que hacer diario. Lo que agradecen los Pottokas a Lucy, cuando ella va a verlos, es que vaya con una libreta y un lápiz y no con una soga. Ahí es donde ella se convierte, para mi, en una verdadera artista.
Lo importante que les propongo reflexionar es ¿qué es lo que nos diferencia para los caballos?
El camino que hemos elegido, eso que estamos haciendo hoy, pues al fin y al cabo lo que me hace diferente a mí respecto de otros para los caballos, no es lo que digo o pienso, es lo que hago con ellos cuando nos encontramos.


Gracias por leerme.

jueves, 6 de abril de 2017

¿Las preguntas que debo responder con ayuda de mi caballo?

Carta abierta.



Lo que me preguntas no es fácil de responder en un mensaje, como te podrás imaginar, pues el tema es complejo y tiene demasiadas facetas como para cubrirlas todas de manera clara en una sola respuesta. Además, está la dificultad de que para ti (como para mi y otros) este camino de los caballos es un proceso y no ocurre de un día para el otro, por cuanto hay cosas que tal vez en tu comprensión de hoy se te escapen y que recién en el futuro puedas asimilar como para tener en cuenta lo complejo de la situación en que viven los caballos de nuestro mundo. Me cuentas que tus caballos te llaman, te quieren, que se acercan a ti, que desean ser montados o curar a las personas... Los caballos se adaptan y buscan (casi te diría "instintivamente") la reparación vincular, la sincronía, la ausencia de malestar, etc. Se adaptan para sobrevivir y/o para "complacer" nuestras expectativas, nuestras demandas y nuestras órdenes. Eso puede ser confuso para interpretar sus actitudes o comportamientos.
Si quieres saber qué es lo que realmente quieren, sienten o necesitan, debes darles oportunidad de expresarlo y “garantías de respeto”. Algo que puede ayudarte en esto es pensar que “el caballo siempre tiene razón”, otra cosa que necesitas es darle tu comprensión y tiempo. La mayoría de los caballos han nacido sin esas condiciones y por esto necesitarán (al igual que nosotros) hacer un proceso para entender y sanar. Este proceso, en el mejor de los casos, puede llevarle un par de años
Muchos te dirán: “pregúntale a tu caballo, él sabe, él te dirá si le gusta”... Aquí es donde se explica porqué deberías saber algunas de las cosas que insisto en que debemos aprender. Antes de que puedas confiarte de sus respuestas y sus “mensajes” los caballos necesitan libertad, respeto y entendimiento de nuestra parte, pero por sobre todo tiempo para “sanar” su psiquis. Incluso a algunos caballos les llevará años recuperarse -muchos no llegan a recuperarse del todo de la indefensión aprendida y la gratitud “simpática inducida” (que sería algo así como el Síndrome de identificación de supervivencia)-, pero aun así deberíamos permitirles explorar su nueva condición de “vaca sagrada”, de animal “libre”, el tiempo suficiente para que vuelvan a ser caballos y, si es posible, junto a otros caballos.




Es por eso que se necesita mucha integridad y conocimiento de parte nuestra para aceptar con honestidad la realidad de cada situación particular.
La mejor manera de amarlos es estudiarlos para respetarlos y entenderlos. La más concreta forma de respetarlos (en principio) es no pedirles nada, no esperar que sean herramientas, terapeutas, o incluso “amigos”, solo dejarlos ser... Es una gran responsabilidad cuidar de otros y decidir qué es lo mejor para ellos. Si realmente te interesan los caballos, mi consejo es que esperes a conocerlos como realmente son.

viernes, 31 de marzo de 2017

"Solo le pido que no me lastime". Apologias I


¡Golpéame!, pero suavemente.

Hacer una apología de las espuelas, la fusta, la "mano suave" o las ayudas en general es como hacer una apología al castigo físico en las escuelas.




Tenemos que poder aceptar que si punzamos, pinchamos, golpeamos, jalamos, contusionamos, presionamos "sutilmente" donde otros han golpeado o -incluso- amenazamos con ello..., simplemente hacemos eso, no otra cosa. 

Las "ayudas" no son "sugerencias" o invitaciones que se le hacen al caballo, indicaciones "sutiles" o "brutales" según quién las ejerza, leves roces o presiones "indicativas". Son, o fueron en algún momento, estímulos aversivos a través de los cuales se le ordena al caballo sometido/condicionado que haga algo (que en general va en contra de su fisiología y/o su voluntad). 
En cualquier caso, si son "suaves", son amenazas (osea coerción) o incluso disparadores para que el caballo realice ciertos movimientos o conductas.


En este corte puede apreciarse que la piel del caballo es mas delgada que la humana.

Las cosas por su nombre
Dejemos los eufemismos y la metáfora para la literatura, la poética y otros "artes", hablemos con sinceridad y conocimiento respecto de la equitación. En todo caso, la violencia es violencia aunque carezca de castigos físicos y si esa es nuestra metodología de enseñanza, somos violentos por más sutilmente que la ejerzamos.

Los invito a re pensar lo que creen que saben sobre el tema. Gracias