sábado, 29 de octubre de 2016

El camino de los caballos V. Confianza y entrega




No maltrates nunca mi fragilidad, yo seré la imagen de tu espejo.                                       Pedro Guerra

 Difícil encuentro que puedas alcanzar el cariño o el respeto de tu caballo a través de una técnica de amanse o doma. Una relación amorosa o incluso respetuosa no puede basarse en el control. Si lo piensas con detenimiento te vas a dar cuenta de lo que digo. ¿No están acaso todas las metodologías creadas con ese fin, para lograr el control o al menos algún ascendiente sobre el caballo?


 El secreto con referencia al respeto por los caballos, sobre todo durante su enseñanza, es cuidar su indefensión de tal manera de evitar cualquier herramienta, artificio o metodología que vulnere su capacidad de sentirse libre y soberano.
Para muchos será un gran trabajo cuidar su libertad y respetar su fragilidad.
Deberíamos evitar el uso de todo tipo de herramientas e incluso de ciertas técnicas puesto que el caballo es un animal susceptible a ellas y muy sensible psíquica, física y emocionalmente

 Toda interacción entre dos cuerpos reclama un permiso, todo contacto íntimo o manipulación física –como cuando alzamos a un niño- conlleva un acuerdo y una aceptación voluntaria de parte de ambos.
En la interacción con los caballos (y otros animales) los bozales, sogas, corrales o métodos de condicionamiento van socavando ese reclamo hasta silenciarlo o extinguirlo por completo.
Es por esto que suelo hablar del abandono de las técnicas y las herramientas. Piensen, además, que la mayoría de las veces, estamos tratando con caballos que han perdido la soberanía de su propio cuerpo y esto hará las cosas más complejas durante la recuperación de su libertad.
¿Porqué es tan importante que el caballo se recupere? Podría escribir varios artículos más solo sobre este tema, pero lo mejor que puedo decirte es que es él quien, desde su libertad, mejor puede enseñarnos el camino a su corazón.


 Les dejo una charla que subimos a soundcloud.

David Castro, autor de El Silencio de los Caballos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario